27 de julio de 2005

¡Qué baterista!

Una vez conocí un baterista de jazz que usaba como batacas pescados. Por cierto, cada par de batacas era un par de pescados de la misma especie.
En alguna ocasión, me invitó a un concierto en el que su banda tocaría. Nos sorprendió a todos: a la hora de su solo, guardó en un estuche su par de pescados; pa ca ta pam pum tus: un pulpo como bataca; fue improsionante. ¡Cómo me gustaría volver a escuchar ese solo!

No hay comentarios.: